• La cultura del vino tiene un templo en Sant Mateu

    Berta M.ª López

    Una rehabilitación ha cambiado el paradero de esta bodega en desuso convertida hoy en sala expositiva. Hay que remontarse hasta 1952 para conocer los orígenes de lo que fue la Cooperativa Vinícola de Sant Mateu. Actualmente, un proyecto privado que convierte a este noble edificio en el único museo del vino en la provincia de Castellón y uno de los tres existentes en toda la Comunidad Valenciana.

    En la entrada nos espera Josep María, socio fundador de Bodegues Besalduch Valls i Bellmunt, para contarnos la reconversión de este proyecto originario de viñas. Comenzamos a caminar por la zona expositora hasta llegar a la puerta que actúa como ventana a la fachada principal. Porque curiosamente, su portón inicial se encuentra en la parte posterior del museo. Una metáfora que ilustra el cambio de dirección que ha dado el museo en tan solo 4 años.

    Su antigua caldera con depósitos de corcho habla por sí sola. Una prueba ejemplificadora de lo que pudo significar esta bodega de la Capital Histórica del Maestrazgo para su época. Una cadena de refrigerado que «todavía muchas bodegas no tienen» y que enorgullece a nuestro anfitrión. Entre sus piezas expositivas se encuentran documentos, herramientas e incluso la última línea de producción que hubo en la bodega. Todo un ambiente que permite viajar en el tiempo y recorrer la historia vinícola de San Mateu en la segunda mitad del siglo XX.

    Más allá del muestrario inerte de sus vitrinas, la experiencia se abre paso bajo la actividad enoturística. La sala de degustación es la cuna de cata de sus productos. La luz cálida del espacio introduce al turista en una aventura de sabor y campo. El producto de la tierra se consolida como protagonista y el maridaje de sus vinos perfecciona la propuesta gastronómica de catering. Toda una iniciativa fragmentada por la covid-19, que ahora parece volver  a ver luz verde bajo el amparo del aforo limitado.

    Al bajar las escaleras, las cavas subterráneas nos adentran en la parte «más profunda y secreta» del museo. Bajo el eco de sus pasillos llegamos a los antiguos depósitos de fermentación.  Allí, su Club Priveé guarda en silencio las barricas de todos sus socios. Unas maderas que crían el vino que posteriormente pasa a embotellarse y que reposa en las estanterías de cada familia. Un envasado con una etiqueta muy especial: su escudo de armas.

    El color original de sus paredes manchadas por el tanino contrasta con la parte más moderna del museo: su sala audiovisual. Un espacio que escucha la historia del vino peninsular y, sobre todo, castellonense. Es entonces cuando aprovechamos para preguntar sobre la situación del vino de Sant Mateu. Josep María nos habla del resurgimiento del vino de Castellón desde hace 15 años como consecuencia de la filoxera de principio del siglo XX y la prohibición de la plantación de diversas variedades que acabaron con la viña. «Las subvenciones que se ofrecieron a los agricultores para arrancar las viñas acabaron matando el vino de la provincia», lamenta.

    Seguimos caminando por su sótano y llegamos a la que es «la parte más bonita y pura de la bodega» según nuestro guía particular. «Las tripas de la bodega», que todavía no se encuentran disponibles de cara al público, guardan las 4 despalilladoras que se encargaban de separar la uva del rastrojo para pasar a la prensa. Las continuas referencias cariñosas al rincón más escondido del museo denotan la pasión que mueve a Josep María. Un mimo que se ve reflejado en el resultado final de sus productos.

    «Un público amante de la variedad, la experiencia, de probar y de ver». Así define el socio fundador a los turistas de la bodega. Aunque los clientes de la cuna valenciana y catalana consolidan el grueso de sus visitantes, también se nutren del turismo costero durante la temporada estival. La variedad de sus packs ofrece desde opciones de horas a experiencias con pernoctación incluida.

    Una reforma que no olvida el motivo de su origen y que cuenta sin palabras la historia del sector vitivinícola de esta provincia del interior. El objetivo de Bodegues Besalduch Valls i Bellmunt es claro: «posicionar Sant Mateu y esta bodega en el mundo del enoturismo».

  • La diputación ha legalizado los dos museos de nuestra empresa

    Estimados amigos y seguidores:
    Nos satisface muchísimo poder anunciaros que, previa autorizaciones de la Generalitat y municipal, la diputación ha legalizado los dos museos de nuestra empresa, el museo y centro de interpretación del vino y el museo y centro de interpretación del aceite.
    Por ello, ya están publicitados en la web de turismo de la Diputación dentro de los museos que ofrece Sant Mateu.
    Tan pronto la situación sanitaria lo permita, inauguraremos el tercer museo en Sant Mateu, el de la sémola y harina.
    Estamos convencidos en apostar por un Sant Mateu como referente turístico basado en el patrimonio y la cultura.
    Esperamos que os guste la noticia.🤩
  • Sant Mateu hace ahora 100 años.

    📢 𝐄𝐬𝐭𝐢𝐦𝐚𝐝𝐨𝐬 𝐚𝐦𝐢𝐠𝐨𝐬 𝐲 𝐬𝐞𝐠𝐮𝐢𝐝𝐨𝐫𝐞𝐬 📢
    Sant Mateu hace ahora 100 años.
    De la antigua Guía Comercial de Castellón del 1921, podemos disfrutar de una bonita radiografía resumen de las profesiones, industrias y comercios existentes en aquel momento y sus titulares. Encontraremos familias conocidas junto con actividades inexistentes en la actualidad.
    Solo han pasado…100 años. 😳
    𝑬𝒔𝒑𝒆𝒓𝒂𝒎𝒐𝒔 𝒒𝒖𝒆 𝒐𝒔 𝒈𝒖𝒔𝒕𝒆. 🤩
  • Artículo de 1945

    Estimados amigos y seguidores,

    Hoy os presentamos un interesante artículo del 𝟏𝟗𝟒𝟓, que habla de la controversia de los dos escudos que ostentaba 𝕾𝖆𝖓 𝕸𝖆𝖙𝖊𝖔 𝖉𝖊 𝖑𝖆𝖘 𝕱𝖚𝖊𝖓𝖙𝖊𝖘, como se llamaba en aquellos momentos.

    De hecho, el actual escudo oficial de Sant Mateu desde el DOGV 5172 de enero del 2006 es una pequeña modificación del que en esta crónica se defendió como el auténtico.

    𝑬𝒔𝒑𝒆𝒓𝒂𝒎𝒐𝒔 𝒒𝒖𝒆 𝒐𝒔 𝒈𝒖𝒔𝒕𝒆.

  • Foto aparecida en los fondos documentales

    📢 𝐄𝐬𝐭𝐢𝐦𝐚𝐝𝐨𝐬 𝐚𝐦𝐢𝐠𝐨𝐬 𝐲 𝐬𝐞𝐠𝐮𝐢𝐝𝐨𝐫𝐞𝐬, 📢
    Hoy os enseñamos una foto aparecida en los fondos documentales, que debe corresponder de los años 70, y que fue tomada desde la cúpula del antiguo silo de cereales, y también un poco de historia. 📸
    El solar fue adquirido a Doña Mª Dolores White Arago, el 23 de mayo 1953, escriturándose la obra de las naves junto a los dos solares anexos, el 16 noviembre 1962. Curiosamente, su abuelo fue el fundador en Benicarló de unas destilerías para elaborar el vino Carlón.
    La escritura describe “la edificación principal consta de 3 naves donde se hallan instaladas las tinas o cubas en número de 113 subterráneas, cuatro transportadores helicoidales, un transformador y 9 prensas móviles.”
    𝙀𝙨𝙥𝙚𝙧𝙖𝙢𝙤𝙨 𝙦𝙪𝙚 𝙤𝙨 𝙜𝙪𝙨𝙩𝙚.

  • El mapa oficial vinícola de Castelló

    📢 𝙀𝙨𝙩𝙞𝙢𝙖𝙙𝙤𝙨 𝙖𝙢𝙞𝙜𝙤𝙨 𝙮 𝙨𝙚𝙜𝙪𝙞𝙙𝙤𝙧𝙚𝙨: 📢

    Hoy os mostramos el mapa oficial vinícola de Castelló. 🗺️

    Como veréis, “San Mateo” figura como capital comarcal que engloba 18 poblaciones, declarado en el BOE 209 de 31 de agosto de 1979. Esta es una gran herencia de nuestros padres y abuelos, y que tenemos el deber moral y la responsabilidad histórica de preservar y potenciar, ya que fue un logro importante que aún perdura si bien, es poco valorado y muy desconocido.

    Rescatar esta categoría oficial de Sant Mateu, potenciara su crecimiento turístico y económico.

     

    𝙀𝙨𝙥𝙚𝙧𝙖𝙢𝙤𝙨 𝙦𝙪𝙚 𝙤𝙨 𝙜𝙪𝙨𝙩𝙚 𝙮 𝙣𝙤𝙨 𝙢𝙤𝙩𝙞𝙫𝙚 𝙖 𝙩𝙤𝙙𝙤𝙨❗ 🤩🍷

  • Preservar del olvido patrimonios de Sant Mateu

    Estimados amigos y seguidores,
    Como sabéis, uno de nuestras principales motivaciones es preservar del olvido patrimonios de Sant Mateu, y a su vez, intentar restaurarlos y ampliar el museo.
    En este caso, extraído de un libro bastante inédito del mundo del vino de Castelló, os mostramos una foto poco vista, pero que muchos de nosotros la teníamos en la memoria.
    Deseamos que, aun cuando nos provoque algo de nostalgia, os guste.
    #museo #CentrodeInterpretación #santmateu #memoria

  • Recuperar la memòria vitivinícola. Bodegues Besalduch, Valls & Bellmunt. Centre d’Interpretació del Vi de Sant Mateu

    per Vicultura, Núria Gregori i Sebastià

    Cultura

     

    Recuperar la memòria vitivinícola. Bodegues Besalduch, Valls & Bellmunt. Centre d’Interpretació del Vi de Sant Mateu
    Recuperar la memòria vitivinícola. Bodegues Besalduch, Valls & Bellmunt. Centre d’Interpretació del Vi de Sant Mateu

    La localitat de Sant Mateu, al Baix Maestrat, és un d’aquells llocs en què els carrers del poble semblen haver-se aturat en una altra època. Malgrat que Sant Mateu és en l’actualitat una localitat dinàmica que té en el turisme un dels seus principals eixos de desenvolupament local, l’important patrimoni monumental i històric d’aquesta localitat –que va portar a la declaració de Bé d’Interés Cultural el seu conjunt històric i artístic– és capaç de traslladar el viatger, encara ara, a l’assossec d’altres èpoques.

    Però Sant Mateu no només destaca pel seu patrimoni arquitectònic, el seu entorn natural o el seu oli. La que fins al segle XIX va ser la capital d’aquesta zona del Maestrat fou, a més, un important focus productor de vi, una activitat que en la dècada dels 70 es va perdre gairebé en la seua totalitat per la substitució del cultiu de la vinya pel de les oliveres que en l’actualitat defineixen el seu paisatge.

    En aquest entorn privilegiat, fa just un any, s’inaugurava un celler i centre d’interpretació del vi, Bodegues Besalduch, Valls & Bellmunt, un centre que s’ubica a l’edifici rehabilitat de l’antiga cooperativa de Sant Mateu, al mateix lloc on no feia tants anys els viticultors de la zona portaven el seu raïm per produir vins i caves, els primers –diuen– del territori valencià. El Centre d’Interpretació del Vi de Sant Mateu és un projecte que sorgeix arran de la unió en societat de tres projectes enològics de la província de Castelló: Bodegas de Cabanes; Bellmunt i Oliver Viticultors, i Besalduch Valls. Una iniciativa amb el doble objectiu de recuperar la tradició vitivinícola del poble i de convertir el centre en un nou espai per al turisme enològic i de qualitat.

    Amb aquest objectiu s’ha recuperat l’edifici de la cooperativa, abandonat durant 30 anys. S’han restaurat els seus murs i les maquinàries, però també se li ha tornat la seua funció primigènia, la de tornar a fer vi a partir del raïm produït per les vinyes de la finca de les Llomes, on treballen les varietats macabeu, ull de llebre, merlot, syrah, sauvignon blanc, moscatell, chardonnay, cabernet sauvignon i garnatxa negra.

    La cooperativa de Sant Mateu fou durant anys el celler més gran del territori valencià, un edifici que fou construït a les primeries de la dècada dels 40 pels veïns de la localitat. De l’edifici destaquen les magnífiques galeries restaurades i decorades amb una barreja entre tradició i contemporaneïtat, així com els impressionants depòsits de vi. Depòsits subterranis i trulls, visitables en l’actualitat, que tenien capacitat per a produir 7 milions de litres de vi. Això sí, un vi jove, ja que no hi havia lloc (ni potser gust) per deixar madurar el vi en barrica, tal com ens explica Beatrice Roski, del departament de turisme de l’empresa. Uns depòsits per a la construcció dels quals els veïns de Sant Mateu s’organitzaven en torns, en jornades contínues, per construir-los amb la major rapidesa i aconseguir així la màxima impermeabilitat.

    Però en la rehabilitació de l’espai no s’ha recuperat només l’arquitectura de l’edifici, sinó que, a més, s’ha classificat, netejat i restaurat la maquinària que omplia les galeries en desús i que ens permeten ara acostar-nos a les formes com es treballava el vi: desrapadores, premses de tot tipus, embotelladores, benzineres, tractors, carros…, maquinàries que veiem en ús en els mateixos espais que transitem a través de les fotografies que acompanyen els objectes en exposició i que han estat proporcionades per l’Associació de Patrimoni Fotogràfic de Sant Mateu. Un fons etnològic del qual cal destacar l’arxiu administratiu de la cooperativa, localitzat també durant la remodelació, on es conserva la col·lecció d’etiquetes amb què es posava el vi de la cooperativa en el mercat, unes etiquetes que s’aniran recuperant amb els nous vins produïts al celler. Uns nous vins que es poden tastar i adquirir en les visites i els tasts que el centre organitza entre els robusts murs que reprenen ara part de la història vitivinícola de la comarca.

     

     

  • Papel moneda de curso legal

    📢Estimados amigos,📢
    Os presentamos otro hallazgo muy interesante y poco conocido de la historia de Sant Mateu.🤩
    Como sabéis, durante la guerra civil en la zona republicana la mayoría de municipios tuvieron la potestad de emitir papel moneda de curso legal.💵
    Sant Mateu también emitió pesetas en papel cartón, con la curiosidad de que su nombre dejo de ser ” San Mateo de las Fuentes” para llamarse “Mateo de las Fuentes” por la prohibición en zona republicana del uso de los nombres de Santos.
    Se ordenó su retirada en enero del 1938 aunque de hecho siguieron circulando hasta finales del mismo año.
    Aquí podéis observar anverso y reverso de un bello ejemplar en muy buena conservación de 1 peseta emitida en Sant Mateu, que ha podido conseguir nuestra fundación para exponerlo de forma permanente en nuestro museo.
    Esperamos que lo disfrutéis❗️❗️❗️