• Una bodega de Sant Mateu halla vinos dulces y rancios en barricas «de gran antigüedad»

    14/01/2022 – 

    CASTELLÓ (EFE). Las Bodegas Besalduch Valls & Bellmunt ha analizado el contenido de barricas y damajuanas halladas en la que era la antigua cooperativa de Sant Mateu con un resultado «sorprendente» que ha sacado a la luz un «enorme tesoro» de vinos dulces y rancios, herencia de la tradición vinícola de la comarca, y que servirá de base para su reproducción en pequeñas producciones «muy selectas».

    Según ha explicado a EFE el gerente de las bodegas, Josep Maria Besalduch, el hallazgo se produjo entre 2016 y 2017 cuando comenzaron las obras en la antigua cooperativa de Sant Mateu, que se estaba acondicionando tras ser adquirida por la empresa para ser su sede, centro de producción y base de su proyecto museístico.

    Las barricas y damajuanas que encontraron, de gran antigüedad, se guardaron en los bajos de este monumental complejo vinícola que se fundó en 1945 y fue un «importantísimo centro productor de gran variedad de vinos» y que trabajó ininterrumpidamente hasta la mitad de los años 80. Unas instalaciones que permanecieron cerradas hasta la entrada de la familia Besalduch Valls que materializó su compra en 2010.

    Se decidió guardarlas

    Besalduch ha indicado que cuando las encontraron ya vieron que «algunas tenían contenido» y se decidió guardarlas a buen recaudo hasta que el pasado mes de noviembre se realizaron las pruebas previas visuales y olfativas con sus técnicos y enólogo.

    Tras las primeras conclusiones se acordó llevar las muestras a analizar en unos laboratorios especializados y los resultados llegaron a finales de diciembre y fueron contrastadas por el enólogo.

    Unos resultados que «no dejaron de sorprender y ratificar en gran medida lo vaticinado en las pruebas previas», han señalado desde la empresa.

    Control organoléptico

    Con los análisis en la mano se ha procedido a realizar otro control organoléptico de 5 muestras y el resultado final de todas ellas «ha sido espectacular».

    Dos de ellas, son vinos dulces «tipo oporto» de una «calidad excepcional», otro es un vino «rancio» de un elevado nivel de matices, otro es un vinagre muy aromático y complejo de variedad blanca pendiente de determinar, y por último, un alcohol orujo especial para mistelas muy particulares.

    Según han destacado desde la empresa todo esto es un «enorme tesoro que heredamos de nuestros padres y abuelos» y que ya se está estudiando intensamente «todos los sistemas para su conservación y reproducción» para pequeñas producciones anuales «muy selectas» por el sistema de soleras o criaderas».

    https://castellonplaza.com/una-bodega-de-sant-mateu-halla-vinos-dulces-y-rancios-en-barricas-de-gran-antiguedad

     

  • Estamos de enhorabuena!!!

    𝐄𝐬𝐭𝐢𝐦𝐚𝐝𝐨𝐬 𝐚𝐦𝐢𝐠𝐨𝐬 𝐲 𝐬𝐞𝐠𝐮𝐢𝐝𝐨𝐫𝐞𝐬;
    Estamos de enhorabuena!!! 🥂
    ✅ Como os comentamos en noviembre, de las 𝐛𝐚𝐫𝐫𝐢𝐜𝐚𝐬 𝐲 𝐝𝐚𝐦𝐚𝐣𝐮𝐚𝐧𝐚𝐬 que se hallaron llenas de antiguos vinos, se realizaron unas pruebas previas visuales y olfativas con nuestros técnicos y enólogo. 📝
    ✅ Todo ello, y ante muchas conclusiones previas, se acordó el análisis de todas las muestras en los laboratorios especializados. 🔬
    ✅ Esas muestras, como estaba previsto, llegaron a finales de diciembre, las cuales fueron contrastadas por el enólogo. 📅
    ✅ No dejaron de sorprender y ratificar en gran medida lo vaticinado en las pruebas previas. 🤩
    ✅ Con los análisis en la mano, y antes de cualquier dictamen serio, se ha procedido a otro control organoléptico de las 5 muestras. El resultado final de todas ellas ha sido espectacular!!! 👌
    ✅ Dos de ellas, son vinos dulces » tipo oporto» de una calidad excepcional, otro es un vino » Rancio» de un elevado nivel de matices, otro es un vinagre muy aromático y complejo de variedad blanca pendiente de determinar, y por último, un alcohol orujo especial para mistelas muy especiales. 🍷
    ✅ Todo esto, es un enorme tesoro que heredamos de nuestros padres y abuelos…y que ya estamos estudiando intensamente todos los sistemas para su conservación y reproducción, para pequeñas producciones anuales muy selectas, por el sistema de soleras o criaderas.
    Os seguiremos informando con toda la ilusión del mundo!!!
  • El tesoro que reposa en las cavas de Besalduch

    8 diciembre, 2021

    Berta M.ª López.

    Bodegues Besalduch Valls i Bellmunt ha encontrado en las cavas de su bodega varias barricas con vino de más de 40 años de antigüedad. Con la intención de conocer la edad exacta y composición de estas garrafas, la casa de Sant Mateu ha mandado a analizar este «tesoro» que reposa en los bajos del inmueble. Este gran hallazgo «arqueológico vivo» se investigará a fondo para determinar también su procedencia. Un estudio que se combinará con los libros que se conservan de la bodega para acercarse lo máximo posible al origen de los vinos. «En España hay pocos vinos con soleras de tantos años», según cuenta Josep María Besalduch, gerente de la bodega.

    Las barricas se encontraron con la limpieza inicial cuando el proyecto privado actual adquirió la bodega. Sin embargo, hasta ahora no había descubierto que en estas «bocois» reposaban todavía en silencio alguno de sus vinos. Besalduch ha explicado que una vez se conozcan los resultados y bajo la dirección de sus técnicos, «decidirán la mejor propuesta para rescatarlos» a través del sistema de criaderas. Las primeras pruebas olfativas y visuales ya han concluido con «grandes sorpresas». Un examen que esperan completar antes de final de año.

    «Estamos ante un nuevo proyecto muy ilusionante con la elaboración de vinos con maderas muy antiguas», comenta Besalduch. Además, según su gerente este descubrimiento también repercutirá de manera favorable sobre el vino castellonense, pues aportarán un «nuevo valor añadido» y ampliarán sus referencias con «nuevos vinos muy especiales y de prestigio». Un sector que considera estar siguiendo una línea ascendente y que cada vez se encuentra más cerca de esa ansiada Denominación de Origen. Este es el único museo del vino en la provincia de Castellón y uno de los tres existentes en toda la Comunitat Valenciana.

    Todo un conjunto de buenas noticias para Besalduch Valls i Bellmunt, que acaba de finalizar la restauración de la bodega. Otro motivo de alegría para la casa castellonense después de reparar su sala de despalilladoras, «la parte más bonita y pura de la bodega», según Besalduch. Un año en el que también han puesto en marcha el molino del Museo de Molino de Aceite y Centro de Interpretación. En la próxima temporada quieren inaugurar el Museo de Harina, una iniciativa que entra dentro del mismo pack de la bodega. De esta manera, el recorrido cultural será vino, aceite y harina, los tres pilares de la economía histórica de Sant Mateu y de la provincia.

    El tesoro que reposa en las cavas de Besalduch

     

  • Inauguración de las salas subterráneas de despalilladoras

    📢Estimados amigos y seguidores,📢
    📆 el sábado 18 y domingo 19 de diciembre por la mañana, celebraremos con todos vosotros la inauguración de las salas subterráneas de despalilladoras recién restauradas. 🤩
    ✅ Para ello, se organizarán, por estricto orden de reserva o llegada, 4 visitas guiadas a las 10h, 11h, 12h y 13h en grupos máximos de 8 personas, con una degustación gratuita de brut o vinos en la propia sala.🍷🍾
    Escríbenos a:
    📧 turismo@bvbbodegues.es
    o contáctanos a través de los teléfonos:
    ☎️ 964 416 436 / 📱673 216 280
    Os esperamos, estáis invitados!!!🥂
  • Besalduch Valls & Bellmunt finaliza la restauración de su bodega

    Berta M.ª López.

    Besalduch Valls & Bellmunt ha finalizado la restauración de su bodega con la reparación de su sala de despalilladoras. Después de reconstruir el tejado de las tolvas de la fachada posterior para evitar la entrada de agua por lluvia, este museo de interpretación ya tiene todas sus salas listas para mostrar al público. Un nuevo espacio para descubrir en sus visitas guiadas, que además cuenta con una extensa colección de herramientas antiguas y gráficos explicativos para hacer del nuevo recorrido una gran zona didáctica.

    La habitación, construida con bóvedas de ladrillo, está situada debajo de las tolvas donde se arrojaba la uva y allí se encuentran sus cuatro despalilladoras. Estas máquinas elevaban la uva a depósitos previos al prensado, y expulsaban las raspas por otras cañerías para distinta utilización a través de unos grandes tubos movidos por motores. Además, su mecanismo permitía desplazar las uvas hacia un lado u otro en función de si eran tintas o blancas o el grado de alcohol estimado.

    Una restauración que acaba con un broche de oro reparando «las entrañas de la bodega». Antes una sala prácticamente «abandonada», que ha sido reformada manteniendo los colores originales de las máquinas y que pasa a formar parte de la zona expositiva con puntos de iluminación para sumar importancia a sus elementos. Con todo el proceso terminado, la bodega está buscando una fecha de inauguración para clausurar estos meses de largo trabajo.

    La antigua Cooperativa Vinícola de Sant Mateu, es ahora en un proyecto privado que convierte a este noble edificio en el único museo del vino en la provincia de Castellón y uno de los tres existentes en toda la Comunitat Valenciana. Según Josep María Besalduch, gerente de la bodega, esta sala es «la más impresionante de toda la bodega y única en el mundo de los museos del vino». Una reconstrucción que se alinea con el objetivo principal de Besalduch: «posicionar Sant Mateu y esta bodega en el mundo del enoturismo».

    Otra gran noticia para Besalduch Valls & Bellmunt que llega justo después de finalizar la I Ruta del Vino de Sant Mateu, celebrada los días 6 y 7 de noviembre. Una iniciativa impulsada por la bodega y el ayuntamiento de este municipio, con el fin de consolidar a la capital histórica del Maestrat como referente estratégico para el sector del vino y destacar la capitalidad de comarca vinícola.

  • Sala de despalilladoras

    Estimados amigos y seguidores:
    Después de la reconstrucción del tejado de las tolvas de la fachada posterior, para evitar las entradas de agua de lluvia a las salas subterráneas, tenemos la gran satisfacción de comunicaros que 𝐡𝐞𝐦𝐨𝐬 𝐚𝐜𝐚𝐛𝐚𝐝𝐨 𝐥𝐚𝐬 𝐫𝐞𝐬𝐭𝐚𝐮𝐫𝐚𝐜𝐢𝐨𝐧𝐞𝐬 𝐝𝐞 𝐥𝐚 𝐬𝐚𝐥𝐚 𝐝𝐞 𝐝𝐞𝐬𝐩𝐚𝐥𝐢𝐥𝐥𝐚𝐝𝐨𝐫𝐚𝐬.🤩
    Esta sala, probablemente la más impresionante de toda la bodega y única en el mundo de los 𝐦𝐮𝐬𝐞𝐨𝐬 𝐝𝐞𝐥 𝐯𝐢𝐧𝐨, está situada debajo de las tolvas donde se arrojaba la uva, y donde un larguísimo sinfín, hacia desplazarla hacia un lado u otro en función de si era tinto o blanco o del grado de alcohol estimado.🍷
    Esta sala en las entrañas de la bodega, está realizada por bonitas bóvedas de ladrillo visto y tenían instaladas 𝟒 𝐠𝐫𝐚𝐧𝐝𝐞𝐬 𝐝𝐞𝐬𝐩𝐚𝐥𝐢𝐥𝐥𝐚𝐝𝐨𝐫𝐚𝐬, cuya función era separar la uva de la raspa. De ahí, a través de unos grandes tubos y movidos por potentes motores, la uva se elevaba a depósitos previos al prensado, y las raspas eran expulsadas por otras cañerías para distinta utilización.🍇
    Hoy podemos decir que la restauración ha sido realizada con mucho cariño y a conciencia respetando al máximo los colores originales, y acompañándolo todo con una extensa colección de 𝐡𝐞𝐫𝐫𝐚𝐦𝐢𝐞𝐧𝐭𝐚𝐬 𝐚𝐧𝐭𝐢𝐠𝐮𝐚𝐬 y gráficos explicativos para hacer del nuevo recorrido una gran zona didáctica.📝
    En breve anunciaremos su inauguración oficial, con un día de puertas abiertas.🍾
    Esperamos que os guste!!!🥂
  • Nuevo proyecto

    📣 Estimados amigos y seguidores; 📣
    Estamos forzando la máquina, pero dentro de los plazos previstos, para la rehabilitación total de la fachada y parking de las bodegas, junto con otras novedades que se abrirán muy pronto al público🤩
    Todo ello está planificado para una gran sorpresa que, en colaboración con el Ajuntament de Sant Mateu, os podremos comentar dentro de pocos días. Estamos convencidos de que la intriga valdrá la pena porque representará hacer realidad un proyecto muy importante para Sant Mateu y su comarca.🍇🍾
    https://bvbbodegues.es/nuevo-proyecto/
  • FUERA DE LO CONVENCIONAL. Beber, Comer, Disfrutar, Estar

    Fuera de las tradicionales rutas del vino, a veces descubrimos tesoros poco o nada conocidos en tierras donde el vino significó mucho en el pasado, y que hoy renace gracias al sueño de emprendedores que han querido resucitar la historia de épocas de esplendor vinícola.

    Nos encontramos en Sant Mateu, capital Histórica del Maestrazgo, y en concreto en la bodega Besalduch, Valls & Bellmunt, que en 2018 cumple su objetivo e inaugura una de las empresas vinícolas más extensas y con proyección de Castellón, enmarcada dentro de su Indicación Geográfica Protegida.

    Además de la Bodega, las instalaciones albergan un Centro de Interpretación y Museo del Vino, siendo este uno de los tres que se encuentran en la comunidad valenciana, y el único de la provincia de Castellón.

    Nada más entrar en el recinto, nos damos cuenta de que no estamos visitando una bodega más. Nos adentramos en “un túnel del tiempo” en el que se ubica una impresionante nave construida en 1953.

    Nos reciben Rosa y Jose María Besalduch, guía empleada y socio fundador de la Bodega respectivamente. La sala expositora alberga objetos de gran valor histórico, algunos de ellos muy curiosos como las sulfatadoras de latón de la época, y otros que poco tienen que ver con el vino pero que se encontraban en la antigua cooperativa, como una máquina de hacer caramelos con diferentes formas, o una desgranadora de maíz. Nada es capricho, y todo tiene su razón de ser, que nos explican con detalle nuestros anfitriones. Diplomas, bocetos originales de etiquetas, la antigua línea de producción de la bodega…. Un paseo por la memoria, para revivir lo que fue un pasado de esplendor vinícola en toda la provincia, y que hoy resurge orgulloso con un proyecto en pleno desarrollo.

    La puerta por la que hemos entrado no es la original de la Bodega. Esta se encuentra en la parte posterior que actualmente da a un solar, que descubre una impresionante fachada, protegida por el Patrimonio de la Comunidad Valenciana, y objeto de estudio de arquitectos y profesionales de la rehabilitación. También desde esta zona podemos ver un detalle sorprendente para la época, un sistema de refrigeración conectado a una caldera de vapor, que permitía rebajar notablemente la temperatura del vino cosechado, dentro del proceso de entrada a las salas de almacenaje y fermentación.

    Sinuosos pasadizos nos conducen a los antiguos depósitos de la Bodega, que muestran en sus bóvedas y paredes la huella de antiguos taninos, con una anárquica policromía llena de color y encanto. Es sin duda la zona más sorprendente, y hoy día alberga diferentes estancias que se han reconvertido para uso y disfrute de visitantes y socios de la Bodega. Una pequeña sala audiovisual, una de barricas, 3 comedores privados y el “Club Priveé”, que sirve de guarda para los vinos de los socios de la Bodega y para celebraciones con familiares y amigos.

    De nuevo en la planta principal, la antigua sala de depósitos de altura expone una gran colección de botellas, y se ha habilitado para celebraciones de grandes eventos, tanto particulares como corporativos.

    Dejamos para la despedida, la tienda y sala de Catas. 3 vinos jóvenes están a la espera de nuestra degustación: el blanco Guillem D¨Eril, y el rosado y tinto 1961. Dejamos para el final la “Joya de la corona de la Bodega”: CARLO. Vinificado al estilo de la época romana, con variedades de Garnacha Tita y Tintorera y la autóctona Bonicaire, muy poco conocida, debido a estar prácticamente extinguido su cultivo. Aporte de uvas pasas que le otorgan cierto dulzor, muy sutil y elegante.

    La historia sigue, y seguro que en próxima visita nos sorprende el proyecto de rehabilitación de nuevas salas, todavía no abiertas al público. Un tesoro escondido, fuera de lo convencional que te animamos visitar.

    Difícil encontrar tanta historia, en un espacio que reúne Museo, Bodega, tradición y Vanguardia.

    Ricardo Fernández

    FUERA DE LO CONVENCIONAL.

  • La cultura del vino tiene un templo en Sant Mateu

    Berta M.ª López

    Una rehabilitación ha cambiado el paradero de esta bodega en desuso convertida hoy en sala expositiva. Hay que remontarse hasta 1952 para conocer los orígenes de lo que fue la Cooperativa Vinícola de Sant Mateu. Actualmente, un proyecto privado que convierte a este noble edificio en el único museo del vino en la provincia de Castellón y uno de los tres existentes en toda la Comunidad Valenciana.

    En la entrada nos espera Josep María, socio fundador de Bodegues Besalduch Valls i Bellmunt, para contarnos la reconversión de este proyecto originario de viñas. Comenzamos a caminar por la zona expositora hasta llegar a la puerta que actúa como ventana a la fachada principal. Porque curiosamente, su portón inicial se encuentra en la parte posterior del museo. Una metáfora que ilustra el cambio de dirección que ha dado el museo en tan solo 4 años.

    Su antigua caldera con depósitos de corcho habla por sí sola. Una prueba ejemplificadora de lo que pudo significar esta bodega de la Capital Histórica del Maestrazgo para su época. Una cadena de refrigerado que «todavía muchas bodegas no tienen» y que enorgullece a nuestro anfitrión. Entre sus piezas expositivas se encuentran documentos, herramientas e incluso la última línea de producción que hubo en la bodega. Todo un ambiente que permite viajar en el tiempo y recorrer la historia vinícola de San Mateu en la segunda mitad del siglo XX.

    Más allá del muestrario inerte de sus vitrinas, la experiencia se abre paso bajo la actividad enoturística. La sala de degustación es la cuna de cata de sus productos. La luz cálida del espacio introduce al turista en una aventura de sabor y campo. El producto de la tierra se consolida como protagonista y el maridaje de sus vinos perfecciona la propuesta gastronómica de catering. Toda una iniciativa fragmentada por la covid-19, que ahora parece volver  a ver luz verde bajo el amparo del aforo limitado.

    Al bajar las escaleras, las cavas subterráneas nos adentran en la parte «más profunda y secreta» del museo. Bajo el eco de sus pasillos llegamos a los antiguos depósitos de fermentación.  Allí, su Club Priveé guarda en silencio las barricas de todos sus socios. Unas maderas que crían el vino que posteriormente pasa a embotellarse y que reposa en las estanterías de cada familia. Un envasado con una etiqueta muy especial: su escudo de armas.

    El color original de sus paredes manchadas por el tanino contrasta con la parte más moderna del museo: su sala audiovisual. Un espacio que escucha la historia del vino peninsular y, sobre todo, castellonense. Es entonces cuando aprovechamos para preguntar sobre la situación del vino de Sant Mateu. Josep María nos habla del resurgimiento del vino de Castellón desde hace 15 años como consecuencia de la filoxera de principio del siglo XX y la prohibición de la plantación de diversas variedades que acabaron con la viña. «Las subvenciones que se ofrecieron a los agricultores para arrancar las viñas acabaron matando el vino de la provincia», lamenta.

    Seguimos caminando por su sótano y llegamos a la que es «la parte más bonita y pura de la bodega» según nuestro guía particular. «Las tripas de la bodega», que todavía no se encuentran disponibles de cara al público, guardan las 4 despalilladoras que se encargaban de separar la uva del rastrojo para pasar a la prensa. Las continuas referencias cariñosas al rincón más escondido del museo denotan la pasión que mueve a Josep María. Un mimo que se ve reflejado en el resultado final de sus productos.

    «Un público amante de la variedad, la experiencia, de probar y de ver». Así define el socio fundador a los turistas de la bodega. Aunque los clientes de la cuna valenciana y catalana consolidan el grueso de sus visitantes, también se nutren del turismo costero durante la temporada estival. La variedad de sus packs ofrece desde opciones de horas a experiencias con pernoctación incluida.

    Una reforma que no olvida el motivo de su origen y que cuenta sin palabras la historia del sector vitivinícola de esta provincia del interior. El objetivo de Bodegues Besalduch Valls i Bellmunt es claro: «posicionar Sant Mateu y esta bodega en el mundo del enoturismo».

  • La diputación ha legalizado los dos museos de nuestra empresa

    Estimados amigos y seguidores:
    Nos satisface muchísimo poder anunciaros que, previa autorizaciones de la Generalitat y municipal, la diputación ha legalizado los dos museos de nuestra empresa, el museo y centro de interpretación del vino y el museo y centro de interpretación del aceite.
    Por ello, ya están publicitados en la web de turismo de la Diputación dentro de los museos que ofrece Sant Mateu.
    Tan pronto la situación sanitaria lo permita, inauguraremos el tercer museo en Sant Mateu, el de la sémola y harina.
    Estamos convencidos en apostar por un Sant Mateu como referente turístico basado en el patrimonio y la cultura.
    Esperamos que os guste la noticia.🤩
Abrir chat
Hola 👋
¿En qué podemos ayudarte?